viernes

larry del rey

larry del rey se bambolea por el pasillo del 59, a la mitad de la 5ta vuelta sobre su declinante eje se abraza a un caño amarillo con el que establece un diálogo que apenas puedo reproducir sin que me tiemblen las piernimanos:
- ¿a qué altura estamos?
- al 3200
- ¿cuánto para las ruinas de san lorenzo?
(unos minutos de silencio)
- para el papa que está muerto!
- ah! 20 minutos calculale. che, me tengo que bajar ya larry, nos vemos la próxima
- ok, dale

entonces el caño amarillo bajó, dejando al cole con un timbre menos. larry consiguió asiento, se quedó dormido, se pasó de la parada indicada de forma que descendió donde pudo, justo antes le grité
-eeey larry! bancame, bajo con vos
y me bancó.
acordamos, en un diálogo que no voy a reproducir, peregrinar hasta luján, como para cumplir con algo. todos me contaron que son un mambo las caminatas a luján. los dos nos morimos de curiosidad, hambre y cansancio.
todavía no llegamos pero nos queda escabio.

continuafin


No hay comentarios.: